Categorías
Noticias

EL GOBIERNO APUESTA A LA INNOVACIÓN

Es la primera vez en la historia del país que un Gobierno nacional, como el actual, apuesta al mundo de la innovación, para lo cual exige optimizar esfuerzos y presupuestos, afirmó el Dr. José Bogarín, Director Ejecutivo de la FPTI.

Fue en el marco del evento denominado “Customer Experience & Innovation Congress”. Edición virtual LATAM 2020. Le tocó disertar sobre el tema: “PTI como catalizador de procesos de innovación en Paraguay”.

Comentó que para ese efecto, la actual administración paraguaya de ITAIPU Binacional ha tomado la decisión de reestructurar su Parque Tecnológico, de forma a colaborar  lo mejor posible con esos desafíos.

Al referirse al concepto denominado “Economía Digital”, manifestó que, de un tiempo a esta parte, la misma ha generado una asimetría muy grande con la producción de commodities (materias primas sin o con muy bajo procesamiento), que representa hoy apenas el 3% de la economía mundial.

Explicó que el que no tuvo la suerte de subirse a ese barco, se fue empobreciendo en la línea del tiempo, lo que se puede observar en todos los países de América Latina, donde hay países muy ricos (en recursos naturales), pero con terribles problemas sociales.

Añadió que hoy, en Paraguay, una hectárea de soja produce en torno a 850 dólares, pero que –en contrapartida- Whatsapp se ha vendido por 18.000 millones de dólares.

Advirtió que si América Latina y, en particular, Paraguay no comienzan a moverse dentro de esa Economía Digital, sin dejar lo bueno que tenemos, volverá a fracasar.

Distribución de la riqueza

En cuanto a la distribución de las riquezas en el mundo y citando el Índice Bloomberg, manifestó que el 75%, hoy está en el área de la tecnología, razón por la cual el PTI ha decidido moverse hacia ese lado.

Al referirse a los países emergentes, como ser los asiáticos, destacó que estos tienen algo en común: “el cambio de chip”, y hoy Corea del Sur, por ejemplo, no es el mismo que el de los años 50’s.

Dijo que Paraguay sigue “muy centrado” en los commodities, y donde ser un país industrial todavía está demasiado lejos, y convertirse en uno innovador, tecnológico o disruptivo, aún está más lejos.

Siguió diciendo que los países emergentes se dieron cuenta de que el esfuerzo en competir con empresas de primer mundo “es faraónico”, ya que eso se mide en décadas de desarrollo, y el camino es lento y tortuoso.

Sin embargo, transformarse e integrarse a un grupo de naciones emergentes, con nuevas riquezas, lleva menos de una década. “No lleva mucho tiempo, aunque sí esfuerzos y exige cerebros, lo que estamos comenzando ya a tener en Paraguay”, remarcó.

Expresó que ahí entran los disruptores, los que viven y respiran tecnologías y plantean optar por los modelos que están en el mundo.

Al comentar el Índice de Innovación Mundial, entre los top 20 no aparece ningún país de América Latina, sino a partir del puesto 51, muy atrás, a pesar de ser “potencias mundiales” como México, Argentina y Brasil.

Revolución

Sobre el punto, dijo que llegó el momento de generar una revolución en Latinoamérica, que tiene todo el potencial para ser una potencia mundial en lo que es innovación y tecnología.

Añadió que en esta materia el mundo “se ha vuelto loco”, teniendo en cuenta que antes la tecnología cambiaba cada 20 años, donde los científicos y técnicos tenían tiempo para consolidar conocimientos y conceptos; sin embargo, hoy el cambio se da casi en tiempo real.

Acotó que actualmente, con el tema de las “nubes” de los aplicativos móviles, de las redes sociales, de la “big data”, de la inteligencia artificial, nos damos cuenta de que se viene la cuarta revolución industrial, ya no de la industria al ciudadano, sino a la inversa: del ciudadano a la industria.

Ante la pregunta ¿cómo hacer para insertarnos en el mundo actual? Respondió que lo mejor es romper esa metodología sistémica, donde yo aparezco en el medio y hago todo porque los otros no lo hacen, y pensar ya con el enfoque de ecosistemas, que es lo mejor que podemos hacer para irnos hacia la dirección correcta.

Dijo asimismo, que si se juntara toda la información mundial en una bolsa, se hallaría que la misma se duplica cada año, donde los Data Centers ya están consumiendo el 2% de la energía mundial, algo que no aparecía en el mapa.

Además, acotó que los servicios digitales requieren soporte regional, puesto que no es lo mismo un servicio en Estados Unidos que acá. Las leyes de privacidad de la información están exigiendo que los gigantes tecnológicos se muden a otros continentes, lo cual es para nosotros una oportunidad.

Manifestó que, de hecho la privacidad y la seguridad pasan a ser temas de seguridad nacional y que las redes sociales nos están llevando a un mundo de tiempo real, donde la gente ya no espera, ya que si algo no está para hoy mismo, se pierde el cliente.

COVID-19

En relación a la pandemia a raíz del covid-19, Bogarín manifestó que hay que analizarlo de forma proactiva, en el sentido de si es un riesgo o una oportunidad.

Agregó que, por ejemplo, nadie conocía la plataforma Zoom antes del virus. “Hoy todos y ahora mismo, estamos conectados, a través de este sistema, que forma parte de transformaciones disruptivas muy fuertes que aprovechan la oportunidad para meter su gol; y de eso se trata la innovación”, resaltó.

Espacio innovador del Paraguay

Recordó que cuando se empezó el Parque Tecnológico Itaipu Paraguay, hace unos 11 años, el PTI, las universidades y las empresas hacían cosas disruptivas e innovadoras, pero no había una gobernanza.

Rememoró que el que estaba en el mundo de la innovación sabe cuánto le costaba en esa época vender su producto, que acá no se consumía, no recibía apoyo del Gobierno y no había canales de preferencia.

No obstante, dijo que se decidió darle un poco de gobernanza con la aparición de la ENI, y el Estado paraguayo está reorientando sus políticas públicas hacia la innovación.

Comentó que la inversión viene a través de instituciones como el CONACYT, pero todavía en forma muy embrionaria, y la sociedad civil ya está demandando cambios para poder llegar.

Desafíos

Al referirse a los desafíos de la Estrategia Nacional de Innovación, dijo que el PTI-PY está proponiendo un cambio, que sea agua y energía para el futuro.

Añadió que el parque quiere ser un lugar preferencial dentro de la Binacional, a no más de 40 kilómetros de tres aeropuertos en la triple frontera: el Aeropuerto Guaraní, de Ciudad del Este; el Aeropuerto Internacional Cataratas, de Foz de Yguazú; y el Aeropuerto Internacional  Mayor D. Carlos Eduardo Krause, de Puerto Iguazú.

Agregó que en ese territorio tienen que ofrecer espacios, instalaciones, productos, servicios, y que la idea es que el Nuevo Parque se convierta en un acelerador de procesos para el camino al éxito de las empresas y de las políticas públicas.

Ventajas

En cuanto a las ventajas que ofrece el PTI, afirmó que es el único parque binacional del mundo, cuenta con fondos propios, está próximo a la triple frontera, está embanderado con el proceso de transformación disruptiva, “que es hoy nuestro código genético”.

Anunció que allí se va a conformar un “dominio muy importante” de empresas, principalmente para traer importantes firmas tecnológicas al Paraguay.  Además, se crearán centros de innovación para ayudar al empresario de forma trasversal y con áreas comunes.

Modelo de gestión

En cuanto al modelo de gestión, dijo que es el que se conoce como “Innovación Inversa”, bastante común en los países asiáticos, que apunta a comenzar siendo un país innovador, que crea soluciones de bajo costo para su propia gente, luego impulsar el desarrollo de industrias para llegar al primer mundo y, de esa forma, meter también presión a la academia para que actualice sus planes de estudios.

Áreas en desarrollo

  • Desarrollo territorial.
  • Tecnologías en centrales hidroeléctricas. En este componente tenemos mucho potencial y somos bastante buenos en lo que hacemos.
  • Energías renovables.
  • Automatización y control.
  • Tecnología de la información.
  • Turismo para el desarrollo local.
  • Desarrollo empresarial.

Dijo que con la ITAIPU se está construyendo la nueva sede del PTI-PY en la península de Tacurú Pukú, un territorio de 220 hectáreas, con oficinas, espacios de innovación, condominio empresarial, donde queremos traer grandes empresas de la región, con business hub, innovation hub, etc. Queremos ser el polo de desarrollo para atraer a grandes empresas, como Google, de base tecnológica.

Conclusiones

El Dr. Bogarín explicó igualmente que el PTI ya está desarrollando con la Entidad, un universo de productos y servicios de referencia mundial, “pero tenemos un defecto: nunca salimos al mercado, nunca pudimos vincularnos con empresas nacionales para que ellas sean las que promocionen y vendan todo lo que ITAIPU tiene”, admitió.

Sobre el punto, dijo que cuando la ITAIPU tiene algo, el resto de las centrales hidroeléctricas del mundo quiere, y que nuestro país tendría que ser “top mundial” en tecnologías de centrales hidroeléctricas, que hoy no lo es.

Dijo que también el Parque quiere promover innovación, a través de la acción, considerando que no tiene dinero para convertirse en una agencia patrocinadora, “pero sí tenemos cerebros para generar soluciones a problemas reales para que el Paraguay y el mundo valoren lo que es la innovación”.

Resaltó que el foco social “muy fuerte” es la mejoría de la calidad de vida de los paraguayos, a través de soluciones de alto impacto a escala nacional.  Dijo que también son las alianzas con las Pymes, con empresas creativas o los espacios de innovación, para ayudarles a crecer y a vender.

Igualmente el poder catalizar los conocimientos y las técnicas, no para generar conocimientos como es la academia, sino para convertir eso en productos de transformación disruptivas y ayudar a las políticas públicas.

“Somos fanáticos del desarrollo de innovación inversa en Paraguay, también estamos desarrollando toda una plataforma de virtualización del trabajo, que va a generar oportunidades a nivel país y va a potenciar las comunidades técnicas”, destacó.

Igualmente, de lo que es ágil y colaborativo, porque lo que tarda un año ya no sirve. “Tenemos que acercarnos al tiempo real y para eso estamos cambiando todos nuestros procedimientos”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *